Antes y ahora, hoy y mañana: en Uruguay, el feminismo es Batllista

“… El Partido Colorado es el partido feminista. En Uruguay hay un partido feminista desde principios de siglo. La primer Ley de licencia maternal es de 1904, del gobierno de Don Pepe; de 1910 es la Ley que estableció el 10% de los empleos públicos para las mujeres –las primeras que entraron a la administración fueron empleadas del Correo–; de 1907 fue la Ley de divorcio, que era una Ley liberadora de la mujer –en aquellos años todos sabemos cómo era la estructura de la familia y como la mujer tenía que soportar un despotismo sin la posibilidad de liberarse–; en el 1912 la gran liberación revolucionaria para la época mediante la Ley de divorcio por sola voluntad de la mujer, un derecho que en ningún otro país del mundo había reconocido. Ese mismo año, 1912, también fue la Universidad femenina, que hoy parece una cosa anacrónica, cómo una Universidad de mujeres; sí, porque el hecho era que las chicas no iban al Liceo porque las familias tenían sus recelos…Eso abrió el camino para las mujeres en la Universidad –Marta, que está aquí hoy, fue alumna de la Universidad de mujeres y después fue Adscripta y después fue Profesora, como yo fui alumno del Liceo Nro. 1, José Enrique Rodó, con mucho orgullo. Entonces, fíjense lo que es la historia del feminismo en este país. En 1934 empezaron a votar y en 1946 es la gran Ley: la igualdad de los derechos
civiles de la mujer. A partir de allí, en el matrimonio no hubo más discriminación, ni siquiera hubo discriminación penal porque la Ley de derechos civiles borró todo eso, borró todas las diferenciaciones, en las herencias, en los hijos ilegítimos, en los hijos fuera del matrimonio.

Algunos dicen, “pero esto es historia”, ¡no!, esto es historia viva: acá están las mujeres que hicieron ese tránsito y hoy están sus hijas, están sus nietas. Hoy, uno de los tres poderes del Estado, el Poder Judicial, es un poder femenino, el 60% son mujeres. En la Suprema Corte de Justicia son tres hombres y dos mujeres, y es probable que sea la última Corte que tenga mayoría masculina. Eso es la resultancia de esos 90 años del Batllismo, ¿Cuánto significa eso? Hoy en todas las Facultades hay una mayoría de mujeres, salvo en dos, agronomía e ingeniería. Hoy se reciben más mujeres en medicina, en abogacía, en escribanía, en arquitectura. En decir, el futuro está asegurado. Ese es el Partido feminista y no un partido que hoy tergiversa esa causa feminista, la introduce y la deforma con ideología y dice que hay que recuperar y formar una “maternidad anticapitalista” y salirse de esto horrible, dicen ellos, que llaman maternidad opresora. No, la maternidad no es opresora, es la más sagrada expresión de la femineidad, de lo humano. Ese es nuestro Batllismo antes y ahora, hoy y mañana. Las soluciones son distintas, las épocas son distintas…”.

El presidente Sanguinetti aclarando los hechos y los conceptos en Paysandú, en abril de 2019.