Nuestro país está muy endeudado

 Cada doce meses, todos los uruguayos, pagamos más de 3.100 millones de dólares por intereses de deuda y amortización de capital. Es más plata que lo que dedicamos a la enseñanza pública, por ejemplo. 
En las próximas décadas nuestros jóvenes van a cargar con esto sobre sus hombros ese peso. 
El desmesurado gasto público de los últimos quince años no nos dio más seguridad, ni más empleo ni mejor educación. 
Las cárceles están repletas de muchachos sin herramientas para enfrentar la vida honestamente. Y, los que tienen preparación, se van a otros países buscando mejores oportunidades. 
Sabemos que ya no vivimos en un país “de primera”. Por eso mismo es que podemos y debemos progresar juntos, con más tolerancia y sin perder ocasión de comportarnos como una familia que, más allá de nuestras diferencias, tira para adelante. 
Rivera, Batlle y Ordóñez, Luis Batlle Berres, Jorge Batlle, Julio María Sanguinetti: Los Batllistas somos especialistas en renovación, esa es nuestra mejor herencia: cambios, esperanza y paz. 

Cambio, esperanza y paz

Aunque la economía uruguaya fue empeorando desde 2015 y ahora está estancada, el gasto público crece año tras año. Hoy está en su máximo histórico, 37% del PBI: un nivel impositivo del primer mundo con
servicios “de cuarta”.

Todos los vivimos cada día: la Seguridad está peor, el Empleo está peor, la Educación está peor, el Medio Ambiente está peor, la Convivencia está peor.

El Uruguay necesita una dirigencia política dispuesta a unirse en algunos objetivos básicos, más allá de su pertenencia partidaria.

¿Quién mejor que Sanguinetti para armar ese gran impulso de cambio, esperanza y paz?

Prensa Internacional: Sanguinetti afirmó que “Seguridad” y “Venezuela” definirán la Elección

El líder de Batllistas está teniendo cada vez más repercusión internacional a partir de que confirmó su candidatura para la Presidencia de la República de Uruguay.

Esta vez Julio Ma. Sanguinetti habló para La Prensa de Honduras.

Mirá la nota completa CLICK AQUÍ 

La Lista 99 anunció su adhesión a la precandidatura del líder de Batllistas, Julio María Sanguinetti

Así lo anunció en conferencia el ex ministro de Defensa, Yamandú Fau, actual conductor del histórico sector fundado, entre otros, por Zelmar Michelini y Hugo Batalla.

Fau aseguró que la decisión de relanzar la Lista 99 responde “a una necesidad y a un sentido de responsabilidad, y para contribuir con el fortalecimiento del Partido Colorado iniciado por el expresidente Sanguinetti“.

Accedé a la nota de Radio Montecarlo CLICK AQUÍ

Sanguinetti dijo que la oposición debe ser una alternativa real, moderna y esperanzadora

Julio Ma. Sanguinetti fue entrevistado por La Red 21, y el tema central de la entrevista giró en torno de la “Concertación”.

“Hay que construir una alternativa. No simplemente decir que nos juntamos porque estamos en contra del Frente Amplio. Tenemos que ofrecer una alternativa real, moderna, esperanzadora y que apunte hacia los objetivos de incorporarnos a un mundo contemporáneo y vertiginoso, del cual nos estamos alejando paso a paso y a veces sin advertirlo”, dijo el líder de Batllistas, entre otras cosas.

Accedé a la nota completa CLICK AQUÍ

 

Avance Feminista

Julio María Sanguinetti (OPINAR)

Pasados los actos por el Día Internacional de la Mujer, se impone una reflexión serena sobre un tema de los más relevantes en la evolución de la sociedad humana, en que el Uruguay tiene una larga y hermosa historia.

En 1906 se estableció la licencia maternal y, cuatro años después, el establecimiento por ley de un cupo de 10% de mujeres para la administración pública, que comenzó a aplicarse en el correo. La liberadora ley de divorcio de 1907 abrió el camino para la revolucionaria norma de 1912 que estableció el divorcio por sola voluntad de la mujer, ahorrándole el penoso trance de recopilar pruebas sobre la situación afligente que le llevaba a dar ese paso. En ese mismo año se creó la Universidad Femenina, que abrió el paso de las jóvenes a la universidad. Hoy suena a anacrónico pero en aquel momento tuvo el enorme mérito de quebrar la resistencia de una sociedad muy conservadora en lo que era el rol de la mujer.

En esos debates fue fundamental el liderazgo de Don José Batlle y Ordóñez, que firmaba sus contundentes artículos sobre el tema bajo el seudónimo de Laura, que luego continuó Baltasar Brum, quien llevó adelante la primera ley de represión del proxenetismo.

El derecho al voto nace en 1932. Y en 1946, la Dra. Sofía Álvarez Vignoli de Demicheli -hoy muy olvidada- logra la aprobación de su ley de igualdad de los derechos civiles, que fue un cambio fundamental y de excelente técnica legislativa (provocó la derogación tácita de cientos de leyes, sin entrar en el casuismo tan habitual, que termina enredando más que resolviendo).

La culminación de ese claro proceso es que hoy uno de los tres poderes del Estado, el Judicial, es mayoritariamente femenino. La Suprema Corte de Justicia todavía se integra con tres jueces y dos juezas, pero muy probablemente sea la última Corte con mayoría masculina, porque en la judicatura llegan prácticamente al 60% los magistrados mujeres.

Lo mismo ocurre en la Universidad de la República, donde la mayoría de los egresos, salvo en dos facultades, es femenina, lo mismo que la matrícula. Esto asegura entonces la continuidad del avance profesional.

Esas conquistas son el resultado de la filosofía liberal, que abrazó esa causa en Inglaterra por el liderazgo de Harriet Hardy (esposa del filósofo John Stuart Mill) y en España de Clara Campoamor. No fue el socialismo entonces sino el liberalismo quien lideró esta tendencia igualitarista, que hoy está de algún modo desconocida por tendencias radicales que prácticamente pretenden establecer una suerte de lucha de sexos, prolongación de la caduca lucha de clases. Eso se advierte en la proclama que convocó la manifestación del 8 de marzo, que -entre otras cosas- dice: “Estamos en Huelga feminista, porque deseamos deconstruir la maternidad como institución opresiva. ¡Radicalicemos las formas de maternar para construirlas feministas y anticapitalistas!”.

¿Qué tiene que ver el capitalismo con la subordinación femenina, de ancestral historia? En el mundo soviético, o aun en la Cuba de hoy, ¿es distinto? ¿Qué es la maternidad “opresiva” y qué supone su “deconstrucción”?

Degradar una causa humanista, subordinándola a un dogmatismo de cuño marxista, es muy penoso. De ese modo se ha-ce una reducción de la situación femenina a una versión radical que produce más rechazos que adhesiones.

Quienes tenemos una vida en esa lucha, que heredamos de nuestros mayores, con toda serenidad decimos que por ese camino no se va a producir lo que ya ha ocurrido, evolutivamente, en el Poder Judicial, que ponemos de ejemplo. Si pensamos como se fue avanzando en la despenalización del aborto, por ejemplo, con varios fracasos, como el veto del Dr. Vázquez en su primera presidencia, se entenderá que es por la racionalidad que se logran resultados, convenciendo y no imponiendo.

Es más: agresiones como las repetidas a la Iglesia del Cordón, en 18 de Julio, son expresiones profundamente intolerantes que degradan el valor de la causa. Estos “enchastres” merecen todo el repudio a la acción violenta, al desprecio a la opinión ajena y muy particularmente a lo que significa la mejor tradición del país: la del respeto cívico y la de una laicidad asumida como costumbre para la convivencia de todas las religiones o creencias.

En cuanto a la presencia en política, se va avanzando también. Más allá de la ley de cuotas, que algo ayuda, lo que importa es el florecimiento de las vocaciones. Hasta ahora, las abogadas han preferido la Justicia, pero otras se irán inclinando, esperamos, por este oficio de lo público, tan noble como arriesgado y sacrificado.

Todo lo recorrido nos hace optimista. Llegaremos.

Paysandú: Reubican Monumento de Batlle y Ordóñez

El próximo sábado 23 de marzo en Paysandú a las 11.00 hs., se realizará la reubicación del Monumento de José Batlle y Ordóñez.

Con la presencia de Julio María Sanguinetti y el resto de los precandidatos del Partido Colorado, el Monumento será emplazado en su nueva ubicación, en la intersección de las calles Entre Ríos, Bolívar y Bvar. Batlle y Ordóñez.

Invita: Intendencia de Paysandú

Sanguinetti: “Uruguay no puede seguir en un Mercosur mediocre”

El Dr. Julio María Sanguinetti dio una nota para EFE (reproducida por Clarín), en la cual se refirió a temas políticos de actualidad.

Entre otras cosas, el líder de Batllistas se refirió al polémico tema del Mercosur, y la necesidad de reformular varios aspectos referidos la bloque, ya que hoy por hoy, según Sanguinetti, “no podemos seguir atados a un Mercosur mediocre que realmente no está dando las respuestas necesarias“.

Leé la entrevista completa CLICK AQUÍ

“La búsqueda de restos de desaparecidos es una causa sagrada”, dijo Sanguinetti

Una nueva edición de “Un café con Sanguinetti” se realizó anoche en el Bar Misiones de la Ciudad Vieja, organizado por la agrupación 200019 de Gustavo “Yiyo” Osta.

En los tiempos de la dictadura, cuando patrullaba yendo de un juzgado a otro, nos encontrábamos con Hugo Batalla a tomar un cafecito y soñar con lo que vendría”, dijo el líder de Batllistas a referencia del lugar donde se estaba realizando el encuentro.

Referido al relevo de Manini Ríos, Sanguinetti aseguró que el problema que determinó la destitución del general “no tiene nada que ver con la búsqueda de los restos de desaparecidos”, que es “una causa sagrada” de la que “nadie ha estado en contra”, aunque “infortunadamente” los resultados “han sido muy pocos”.

Leé la nota completa de La Diaria CLICK AQUÍ

Lo limpio, lo sucio y la doble moral

Por Julio María Sanguinetti (CORREO DE LOS VIERNES)

Es muy curioso: los voceros frentistas, empezando por el Presidente de la República, viven reclamando “juego limpio” en la campaña electoral, mientras practican sistemáticamente lo contrario.

En su alocución del 1º de marzo, el Dr. Vázquez reiteró la apelación al juego limpio. Dos de sus Ministros y un precandidato frentista habían intentado la descalificación personal del Dr. Lacalle Pou. “Nunca trabajó”, dijeron al unísono la Ministro Muñoz, el Ministro Murro y el ex diputado Andrade, como si diez años esforzados como diputado en Canelones (el lugar más sacrificado para un legislador) no fueran nada, o como si haber estudiado para recibirse nunca fuera un trabajo y como si ellos, todos ellos, fueran hijos del trabajo… En su tiempo, el Presidente cesó a una señora Ministro del Interior por declaraciones inconvenientes. ¿No merecían por lo menos un tirón de orejas la Dra. María Julia Muñoz y el señor Ernesto Murro?

Estos días, el precandidato comunista señor Andrade, precisamente, se agravió —con razón— de que en plena campaña electoral se usaba una imagen de su hija disfrazada de guerrillera. La foto era auténtica, no había falsedad en la divulgación, pero su re-publicación, en este momento electoral, naturalmente tergiversaba su sentido original. Todo el mundo se solidarizó con Andrade, como es lo lógico.

En el mismo momento, sin embargo, a Verónica Alonso, candidata nacionalista, la agraviaron de modo soez en la manifestación feminista y nadie dijo una palabra. Quedó por eso… “¿Para qué se metió…?” ¿No es que era una expresión abierta reclamando derechos? ¿Quién tiene el monopolio de la causa? ¿Los que hace tres días descubrieron los “derechos humanos” después de años de prédica contra el constitucionalismo burgués, estructura formal “indiferente a la justicia”?

En la misma manifestación se vandalizó con pintura la iglesia del Cordón, blanco predilecto de los movimientos feministas radicales. Muy pocas voces se han alzado para condenarlo. Casi en solitario, difundimos un tuit repudiando el innoble episodio y lo hice con toda nuestra convicción democrática y liberal. Y nuestra fidelidad a la laicidad republicana, que nos hace particularmente celosos del ejercicio tolerante de la máxima libertad de creencias.

Luego está el vasto espacio de las redes. Es el sustituto digital y masivo del viejo rumor de “la calle”. Allí cada cual expresa lo que se le ocurre, pero quien se asome medianamente a ese mundo advertirá que la militancia frentista, hoy en estado de excitación por una situación electoral que advierten riesgosa, encabeza una maquinaria de descalificación, agravio y difamación verdaderamente abrumadora. No es nuevo. Lo hicieron siempre, con éxito. Pero ahora con instrumentos mucho más eficaces, y nerviosos como están, se está ante una oleada.

Está claro que la libertad de cada uno existe y no es manejable, pero la claridad de línea de los dirigentes influye en los ánimos de la gente. Y esta dualidad de la dirigencia frentista está en la base de esa situación. Si se agrede a un nacionalista, no pasa nada; si se agravia a un comunista, solidaridad infinita. Pues bien: hay que ser claro y terminar con la doble moral.

Nosotros no cultivamos el agravio en nuestra larga vida y no vamos a cambiar ahora. El debate nacional debe tener altura y todos lo debemos cuidar. Que con pasión defendamos nuestras ideas es la vida de la democracia. Pero la descalificación personal, la media verdad, la difamación solapada, son repudiables y si se quiere de verdad superarla, hay que ser claro. Las “bases” tienen que saberlo; de lo contrario harán lo que siempre hicieron…

El país está pidiendo claridad en todos los actores públicos. A todos ellos, sean políticos, empresarios, medios de comunicación o sindicalistas. La gente está preocupada por la seguridad pero también por el empleo y la educación. Abroquelado cada uno en su trinchera, repitiendo lo de siempre, no avanzaremos. La Constitución es clara: libertad política, economía de mercado, laicidad republicana, respeto a las personas y Estado garante de los equilibrios sociales. A esos valores debemos servir. La suciedad de la expresión degrada a quienes la difunden, pero desgraciadamente también debilita las instituciones.