El tren comercial oriental

¿A quién queremos dirigiendo la negociación con China?

El presidente Sanguinetti tiene el liderazgo, la credibilidad y una singular combinación de solvencia, cultura geopolítica y flexibilidad. Lo necesitamos para la tarea.

Sanguinetti fue el gobernante que abrió la posibilidad de un vínculo comercial con China y hoy podría conseguir que se transite una vía rápida para que crezca el intercambio.

Atraer inversiones chinas y exportar con menos peajes arancelarios es una meta clave para el mejorar el empleo de los uruguayos. Con imprescindible prudencia respecto al cumplimiento de nuestras leyes y pensando en la protección del medio ambiente, las tratativas con China deben ser más eficaces, incluso considerando la realidad del Mercosur.

El embajador de China en Uruguay, señor Wang Gang, escribió que : “…La parte china ha elaborado un borrador de Acción Conjunta para impulsar la construcción de la Franja y la Ruta entre China y Uruguay, en el cual se abarcan distintas áreas tales como la infraestructura, el comercio y las finanzas, entre otras (…) Esperamos que las dos partes lleguen cuanto antes a un consenso a través de esfuerzos mancomunados para imprimir una gran fuerza motriz a la transformación del Uruguay como puerta y hub regionales…”.

El diplomático, indicó que las empresas chinas se involucren “activamente en los proyectos de construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos, etc., en aras de fomentar la interconectividad de la infraestructura regional y explorar la cooperación en terrenos como la construcción de ciudades inteligentes y redes logísticas, entre muchos otros”.

¿Este es otro tren que vamos a perder? Que venga Sanguinetti y lo mande parar