Lo limpio, lo sucio y la doble moral

Por Julio María Sanguinetti (CORREO DE LOS VIERNES)

Es muy curioso: los voceros frentistas, empezando por el Presidente de la República, viven reclamando “juego limpio” en la campaña electoral, mientras practican sistemáticamente lo contrario.

En su alocución del 1º de marzo, el Dr. Vázquez reiteró la apelación al juego limpio. Dos de sus Ministros y un precandidato frentista habían intentado la descalificación personal del Dr. Lacalle Pou. “Nunca trabajó”, dijeron al unísono la Ministro Muñoz, el Ministro Murro y el ex diputado Andrade, como si diez años esforzados como diputado en Canelones (el lugar más sacrificado para un legislador) no fueran nada, o como si haber estudiado para recibirse nunca fuera un trabajo y como si ellos, todos ellos, fueran hijos del trabajo… En su tiempo, el Presidente cesó a una señora Ministro del Interior por declaraciones inconvenientes. ¿No merecían por lo menos un tirón de orejas la Dra. María Julia Muñoz y el señor Ernesto Murro?

Estos días, el precandidato comunista señor Andrade, precisamente, se agravió —con razón— de que en plena campaña electoral se usaba una imagen de su hija disfrazada de guerrillera. La foto era auténtica, no había falsedad en la divulgación, pero su re-publicación, en este momento electoral, naturalmente tergiversaba su sentido original. Todo el mundo se solidarizó con Andrade, como es lo lógico.

En el mismo momento, sin embargo, a Verónica Alonso, candidata nacionalista, la agraviaron de modo soez en la manifestación feminista y nadie dijo una palabra. Quedó por eso… “¿Para qué se metió…?” ¿No es que era una expresión abierta reclamando derechos? ¿Quién tiene el monopolio de la causa? ¿Los que hace tres días descubrieron los “derechos humanos” después de años de prédica contra el constitucionalismo burgués, estructura formal “indiferente a la justicia”?

En la misma manifestación se vandalizó con pintura la iglesia del Cordón, blanco predilecto de los movimientos feministas radicales. Muy pocas voces se han alzado para condenarlo. Casi en solitario, difundimos un tuit repudiando el innoble episodio y lo hice con toda nuestra convicción democrática y liberal. Y nuestra fidelidad a la laicidad republicana, que nos hace particularmente celosos del ejercicio tolerante de la máxima libertad de creencias.

Luego está el vasto espacio de las redes. Es el sustituto digital y masivo del viejo rumor de “la calle”. Allí cada cual expresa lo que se le ocurre, pero quien se asome medianamente a ese mundo advertirá que la militancia frentista, hoy en estado de excitación por una situación electoral que advierten riesgosa, encabeza una maquinaria de descalificación, agravio y difamación verdaderamente abrumadora. No es nuevo. Lo hicieron siempre, con éxito. Pero ahora con instrumentos mucho más eficaces, y nerviosos como están, se está ante una oleada.

Está claro que la libertad de cada uno existe y no es manejable, pero la claridad de línea de los dirigentes influye en los ánimos de la gente. Y esta dualidad de la dirigencia frentista está en la base de esa situación. Si se agrede a un nacionalista, no pasa nada; si se agravia a un comunista, solidaridad infinita. Pues bien: hay que ser claro y terminar con la doble moral.

Nosotros no cultivamos el agravio en nuestra larga vida y no vamos a cambiar ahora. El debate nacional debe tener altura y todos lo debemos cuidar. Que con pasión defendamos nuestras ideas es la vida de la democracia. Pero la descalificación personal, la media verdad, la difamación solapada, son repudiables y si se quiere de verdad superarla, hay que ser claro. Las “bases” tienen que saberlo; de lo contrario harán lo que siempre hicieron…

El país está pidiendo claridad en todos los actores públicos. A todos ellos, sean políticos, empresarios, medios de comunicación o sindicalistas. La gente está preocupada por la seguridad pero también por el empleo y la educación. Abroquelado cada uno en su trinchera, repitiendo lo de siempre, no avanzaremos. La Constitución es clara: libertad política, economía de mercado, laicidad republicana, respeto a las personas y Estado garante de los equilibrios sociales. A esos valores debemos servir. La suciedad de la expresión degrada a quienes la difunden, pero desgraciadamente también debilita las instituciones.

Sanguinetti: “El Arresto de Manini fue un error político (del Gobierno), le dio popularidad”

El Dr. Julio María Sanguinetti concurrió esta mañana de jueves a los estudios de Radio CARVE, al programa Informativo Carve, que conducen Gerardo Sotelo y Miguel Chagas.

Gran parte de la nota fue referida al tema del momento, el relevo del Comandante en Jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, por parte de Tabaré Vázquez.

Esto no es un episodio inesperado“, dijo el líder de Batllistas acerca de la polémica suscitada.

Sanguinetti se refirió al episodio de setiembre, cuando Manini fue arrestado a rigor por 30 días: “En esa ocasión, el comandante hizo una defensa de su tropa, lo que no está mal, pero si el presidente sentía que eso minaba su confianza lo relevaba y listo. La otra opción fue un error político, que son los que hacen que de militares salgan caudillos, le dio popularidad al comandante“, consideró el ex mandatario, puntualizando que su relación con Manini es “normal”.

Accedé a la nota de MONTEVIDEO COMM sobre los dichos de Sanguinetti sobre este tema haciendo CLICK AQUÍ

Sanguinetti se refirió al relevo de Manini Ríos

Luego de varios meses navegando en aguas tormentosas, la relación entre el Tabaré Vázquez y el Comandante en Jefe del Ejército Guido Manini Ríos (FOTO) terminó de cortarse, siendo relevado de su cargo.

El Dr. Sanguinetti se refirió a este hecho relevante de la política uruguaya en sus redes sociales: “El Comandante Manini anunció que llevaría al Presidente ciertos planteamientos. Evidentemente no se entendieron y el Presidente, en ejercicio de sus facultades, lo relevó. El episodio es eso; nada más ni nada menos. Es de interés que se conozcan los términos del diferendo“.

Sanguinetti a favor de la Concertación

Este martes se realizó el lanzamiento de la lista batllista Compromiso desde el Vamos 200010 que lidera Pablo Ferrari, con la presencia de Julio María Sanguinetti.

A la salida, la prensa le consultó sobre la Concertación, a lo que respondió estar de acuerdo y que sería “un buen camino” para pelear las Intendencias de Montevideo, Canelones y del Litoral del país.

Mirá lo que dijo el líder de Batllistas haciendo CLICK AQUÍ

 

Más de la mitad de los Colorados piensa votar a Sanguinetti

Julio María Sanguinetti recibe el apoyo del 54% de los que piensan votar en la interna del Partido Colorado y Talvi el del 27%. Un 19% adicional piensa votar en la interna del partido pero aún no ha decidido a cuál de los precandidatos apoyará.

En esta encuesta, previa al lanzamiento oficial de su precandidatura, el ex presidente Sanguinetti duplica la intención de voto de Talvi.

Sin embargo, como son pocos los encuestados que piensan votar en la interna del Partido Colorado, el margen de error de estos datos es muy alto, +-14 puntos porcentuales. Eso significa que los dos precandidatos podrían estar en una carrera más ajustada que la que sugieren estos números o, por el contrario, la diferencia a favor de Sanguinetti podría ser mayor. Lo que sí está por encima del margen de error es que en este momento Sanguinetti lidera, seguido de Talvi.

Fuente: Portal de CIFRA

Sanguinetti considera un acto intolerable y fascista agredir a una iglesia

El 8 de marzo pasado se realizó una nueva edición de la Marcha con motivo del Día Internacional de la Mujer.

La gran mayoría de las personas concurrentes tuvo un comportamiento ejemplar, pero como siempre pasa algunos intolerantes y violentos aprovechan este tipo de manifestaciones para mostrar sus verdaderas intenciones.

Nuevamente uno de los blancos elegidos este año para atacar fue la Iglesia del Cordón, a la cual se le arrojó pintura, pese a estar custodiada por efectivos policiales.

El líder de Batllistas, Julio María Sanguinetti, expresó su opinión en sus redes sociales sobre este lamentable episodio: “Agredir una iglesia, sea cual sea, en nombre del feminismo, es degradar esta noble causa. Simplemente es un acto intolerante y fascista”, comentó.

 

 

Sanguinetti: “Si me preguntan, no digo que soy ni político, ni ex Presidente, soy periodista”.

Julio María Sanguinetti, dialogó con Eco Medios en el programa “Voces y memorias” sobre lo que fue el proceso de la salida de la dictadura, su amor el periodismo y algunas particularidades más de la política.

Accedé a la entrevista entera haciendo CLICK AQUÍ

 

Sanguinetti: ¿Por qué de nuevo?

Por Julio María Sanguinetti (CORREO DE LOS VIERNES)

Hay sentimientos que hoy día no son fáciles de entender para las nuevas generaciones: el sentimiento de pertenencia a un partido político, la responsabilidad ante el mismo por lo que significa como tradición, la convicción de que sigue siendo un proyecto de futuro, la evidencia histórica de que cuando se debilitan los partidos se debilita profundamente la democracia…

Por esas razones, allá por fines de mayo, en una mañana a esta altura inolvidable para mí, le dije a un grupo relevante de correligionarios, que estaba dispuesto a liderarlos como me lo reclamaban, a identificarnos como “Batllistas” y a salir al escenario con dos propósitos fundamentales: poner de nuevo al Partido Colorado en una situación de decisión electoral e instalar la idea de un gobierno de coalición.

No podíamos mirar sin angustia la declinación de nuestro partido, que bajaba en las encuestas a impensables guarismos de 5 o 6% y no estaba en el escenario del debate político una vez que el Dr. Pedro Bordaberry había anunciado su decisión de no continuar su actividad política.

Se trataba de lo que Ortega y Gasset ha llamado “verdades del destino”, que no son las de la razón sino aquellas que nos imponen un deber sin el cual dejaríamos de ser nosotros mismos.

Hoy, diez meses más tarde, está claro que el Partido Colorado ha resurgido y todo análisis político independiente incluye su presencia como decisiva.

No negamos que a ello han contribuido, también, los movimientos que hoy lideran, respectivamente, José Amorín Batlle y Ernesto Talvi. Competimos con ellos con espíritu fraterno. Sabemos que al día siguiente de la elección interna tendremos que estar juntos para cumplir nuestras obligaciones históricas.

Es muy saludable que existan esas elecciones. Terminan con esa sospecha constante de que las candidaturas nacían de acuerdos entre bambalinas, a espaldas de la gente. Hoy las cosas quedan claras. Quien aspire, puede competir, y la regla de oro es que todos acatemos la decisión soberana del pueblo, en este caso el colorado. No debe haber ganadores y perdedores. Simplemente habrá grados variables de la responsabilidad y nada más. Quien sea el candidato principal tendrá, entonces, la carga de buscar los caminos de entendimiento para que el Partido vote con la mayor comodidad posible, sintiéndose que no hay nadie excluido o marginado.

El resurgimiento colorado ha sido una gran noticia del segundo semestre del año pasado. La otra noticia relevante ha sido el rechazo a la candidatura de Danilo Astori, con la consiguiente declinación de su presencia en el ámbito político. Esta circunstancia cambia el balance de fuerzas adentro del Frente Amplio, en el que el peso relativo del MPP y el Partido Comunista se acreciente, al perder fuerza la opción moderada y moderadora que representaba el Ministro de Economía. Más allá de los cuestionamientos que ha merecido su actuación, es indudable que políticamente le aportaba al Frente Amplio una mirada hacia el centro político que hoy no estará.

De nuevo en el combate electoral, nos sentimos reconfortados por el incuestionable crecimiento de “Batllistas”. Es un reverdecer de la concepción doctrinaria que construyó, sobre la base de la democracia liberal del país, un Estado solidarista que con la legislación social integró a la sociedad, disminuyó las desigualdades y fortaleció la vida republicana. No es ello historia antigua. Nuestros últimos gobiernos renovaron esa visión y los centros CAIF o las escuelas de tiempo completo, entre otras innovaciones, continuaron ese proceso de superación de los sectores más modestos de la población. Del mismo modo, la mirada anticipatoria del Batllismo también reapareció y basta ver lo que ha sido la revolución forestal o el desarrollo de las zonas francas, únicos lugares de inversión en estos gobiernos del Frente Amplio, para juzgar el cortoplacismo infecundo de quienes se han considerado —sin títulos para ello— monopolistas del espíritu solidario.

Entre el conservadorismo que sigue apostando al espontáneo desarrollo de la sociedad y el socialismo difuso y contradictorio del Frente Amplio, el reformismo batllista vuelve a tener une espacio fundamental. Con el añadido de la experiencia de un conjunto de gente capaz de asumir responsabilidades y que ha demostrado en su vida de servicio público los saberes imprescindibles para el manejo del Estado. Saberes que van más allá de la academia , porque la política es el arte de aplicar principios con los pies afirmados en la realidad, tantas veces imprevisible y siempre avara en posibilidades.

En lo que nos es personal, lo que asumimos inicialmente solo como un pesado deber de la conciencia, hoy es un grato ejercicio de la vida política. A ella nos debemos, tratando de levantar su punto de mira, desdeñando las bajezas que cada tanto irrumpen desde las alturas ministeriales y mirando hacia el futuro para legarle a nuestros nietos un país tan esperanzado como aquel en que nos formamos.

Inseguridad: “Crónica de una muerte anunciada”

Por Guillermo Maciel (CORREO DE LOS VIERNES)

Las políticas del Frente Amplio han provocado una situación de impunidad, que es la mayor aliada e incentivo del delito. Sigue siendo “negocio” delinquir.

La prensa ha publicado datos oficiales sobre delitos que muestran que el año 2018 habría cerrado con más de 400 asesinatos (40% más que 2017) y 22.000 rapiñas (13% más que en 2017). Se trata de muy malas noticias para los uruguayos, aunque no sorprenden, por cuanto desde Fundapro, la Fundación Propuestas, ya se había alertado de este nuevo y triste record delictivo.

Con estas cifras, por un lado, se confirma el colosal fracaso de los gobiernos del Frente Amplio en materia de seguridad pública. También evidencian que nos encontramos frente a una “epidemia” de asesinatos. La gravedad del tema queda de manifiesto al comparar con la región: Uruguay cuadriplica la tasa de homicidios de Chile y duplica la de Argentina, Paraguay y Ecuador. Finalmente, le da la razón a Fundapro, que siempre ha señalado que sus cifras siempre son menores que la realidad.

Por otra parte, la Organización Mundial de la Salud, señaló que los delitos violentos disminuyeron en el 75% de los países del mundo y solo subieron en el 25% restante. Lamentablemente Uruguay se ubica en ese 25%.

Curiosamente ninguno de estos datos se manejó en la rendición de cuentas del presidente de la República, en el Antel Arena hace una semana.

El ministro del interior y algunos integrantes del gobierno, han salido rápidamente a pretender diluir el fracaso en los resultados, con explicaciones, responsabilizando del tema al nuevo Código de Procedimiento Penal, a los ajustes de cuentas, a la violencia familiar o a la sociedad en su conjunto.

Como se ha tornado habitual, no hay ni una sola auto crítica a la mala gestión, a un gobierno fallido, a un Estado ausente, y lo más sorprendente, tampoco se responsabiliza a los delincuentes por su accionar. Los gobernantes del Frente Amplio a falta de resultados positivos vuelven a apelar a las explicaciones, los diagnósticos y las justificaciones. Resulta increíble que luego de más de 9 años en el cargo, el señor ministro aún no sepa cuál es su función. La de disuadir, prevenir y reprimir el delito, y no la de contarnos por qué nos roban o nos matan.

A su vez, el gobierno no toma conciencia, de que, haciendo lo mismo una y otra vez, no es posible obtener resultados diferentes. Y como consecuencia estos son los peores resultados en la historia del Uruguay.

Cabe asimismo recordar que los terribles fenómenos del sicariato, los ajustes de cuentas, las bandas de narco traficantes, y las violentas disputas territoriales, aparecieron, se instalaron y crecieron bajo los tres gobiernos del Frente Amplio.

Otro aspecto a señalar refiere puntualmente a las rapiñas. Se señala que serían unas 22.000 en 2018. Este dato llama la atención, por cuanto la cifra debería ser sustancialmente mayor. En efecto, si el propio Ministerio del Interior reconoció oficialmente que en el 1er. semestre de 2018 ocurrieron más de 14.400, cuesta comprender una abrupta caída a menos de 7.500 en el segundo semestre de 2018. Obsérvese que la tendencia estadística de los años 2014 a 2017 acredita que, en cada 2º semestre de esos años, sucedieron en promedio unas 10.000 rapiñas. Y que la constante, es una cierta correlación entre un semestre y el siguiente. Pero resulta que ahora y pese al crecimiento significativo del 1er. semestre de 2018, bajan fuertemente en el 2º semestre. Sin atribuir intencionalidad, subregistros, o manipulación de los datos, podría tal vez encontrarse la explicación en un aumento de la tasa de no denuncia. En fin, el problema aquí es que no es posible auditar las cifras del ministerio del interior, para corroborarlas y hacerlas más transparentes.

Como corolario. La impunidad es el mayor aliado e incentivo del delito. Los gobiernos del Frente Amplio no han logrado desalentar que sea “negocio” delinquir (“ecuación riesgo/beneficio”). Es imprescindible revertir el aumento de la impunidad y la caída del poder disuasivo penal. Debe desalentarse al delincuente y eliminar aquellos factores que operan como incentivos u oportunidades de las condiciones para incurrir en la criminalidad. Esto es posible haciendo de la seguridad pública una prioridad; desterrando una conducción ideológica de la seguridad (que hoy les nubla la razón); reestableciendo la autoridad; respaldando a la policía; potenciando la investigación y la inteligencia policial a fin de mejorar la tasa de esclarecimiento de los delitos (que hoy es desastrosa); todo ello, con una estrategia idónea, pragmática y efectiva contra la delincuencia. Claramente no es algo que se pueda esperar del Frente Amplio.

CIFRA: Partido Colorado casi quintuplica intención de voto en 1 año

La encuesta de CIFRA, presentada en el noticiero Telemundo, indica que si las elecciones fueran hoy, el 34% votaría al Frente Amplio, el 27% al Partido Nacional, el 14% al Partido Colorado, el 2% al Partido Independiente, el 3% al Partido de la Gente, otro 2% a otro partido y el 18% no sabe, no contesta o vota en blanco.

Desde marzo del año pasado, el Frente Amplio creció diez puntos, el Partido Nacional 2 puntos y el Partido Colorado casi quintuplicó su intención de voto, dado que pasó del 3% al 14%. La intención de voto del Partido Independiente cayó del 5 al 2%.

La encuesta se llevó a cabo entre el 15 y el 28 de febrero, por lo que no registra el lanzamiento oficial de Julio María Sanguinetti, ni las eventuales consecuencias del discurso presidencial del 1º de marzo.

El sondeo se realizó con una muestra de 1.005 personas, mediante consultas telefónicas en todo el país.

Fuente: MONTEVIDEO COMM