Etiqueta: Julio María Sanguinetti

El tren comercial oriental

¿A quién queremos dirigiendo la negociación con China?

El presidente Sanguinetti tiene el liderazgo, la credibilidad y una singular combinación de solvencia, cultura geopolítica y flexibilidad. Lo necesitamos para la tarea.

Sanguinetti fue el gobernante que abrió la posibilidad de un vínculo comercial con China y hoy podría conseguir que se transite una vía rápida para que crezca el intercambio.

Atraer inversiones chinas y exportar con menos peajes arancelarios es una meta clave para el mejorar el empleo de los uruguayos. Con imprescindible prudencia respecto al cumplimiento de nuestras leyes y pensando en la protección del medio ambiente, las tratativas con China deben ser más eficaces, incluso considerando la realidad del Mercosur.

El embajador de China en Uruguay, señor Wang Gang, escribió que : “…La parte china ha elaborado un borrador de Acción Conjunta para impulsar la construcción de la Franja y la Ruta entre China y Uruguay, en el cual se abarcan distintas áreas tales como la infraestructura, el comercio y las finanzas, entre otras (…) Esperamos que las dos partes lleguen cuanto antes a un consenso a través de esfuerzos mancomunados para imprimir una gran fuerza motriz a la transformación del Uruguay como puerta y hub regionales…”.

El diplomático, indicó que las empresas chinas se involucren “activamente en los proyectos de construcción de carreteras, ferrocarriles, puertos, etc., en aras de fomentar la interconectividad de la infraestructura regional y explorar la cooperación en terrenos como la construcción de ciudades inteligentes y redes logísticas, entre muchos otros”.

¿Este es otro tren que vamos a perder? Que venga Sanguinetti y lo mande parar

Sanguinetti: “Al movimiento Batllistas, Facello no va a llegar”

El ex presidente Julio María Sanguinetti expresó que en filas Batllistas, el diputado Guillermo Facello, recientemente escindido del Partido de la Gente, no tiene lugar.

Según radio Universal, aclaró que es una opinión propia de su sector, pero cualquier otro sector del Partido Colorado puede tener otro planteo.

Escuchá la palabra de Sanguinetti CLICK AQUÍ

El “pequeño monstruo”

¿Qué porcentaje de nuestros niños viven en condiciones de inseguridad alimentaria?
El 40%. 1 de cada 4 niños en Uruguay padecen inseguridad alimentaria.

¿Cuántos chiquilines sufren hambre en nuestro país?
5 de cada 100 niños chicos sufren desnutrición severa.
(Fuente: Encuesta Nacional de Salud, Nutrición y Desarrollo Infantil)

El presidente Sanguinetti dijo en una de sus presentaciones que el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) se ha convertido en “un pequeño monstruo” que será “muy difícil de revisar”. Se quedó corto: los gobiernos del Frente Amplio desnaturalizaron ese ministerio en forma aberrante.

La ministro Arismendi, que llegó a su cargo como si fuera un premio consuelo por la caída del muro de Berlín y el mundo comunista, se ha eternizado en el cargo. En este lapso, logró reproducir en pequeña escala las monstruosidades burocráticas comunistas que caracterizaron a la Union Soviética. Fue generando una costosa red de funcionarios y servicios con “ONG amigas” que, con frecuencia, parecen organizaciones militantes partidarias. Hacen, con mayor o menor disimulo, proselitismo ideológico en las zonas carenciadas y se enfurecen cuando se cuestiona su método.

Estas asociaciones y funcionarios del Mides armaron mecanismos de reparto de plata mediante tarjetas de débito.

Actualmente, cerca de 80.000 hogares, que son centenares de miles de personas, reciben asistencia directa sin trabajar, sin estudiar, sin mayor contraprestación.

Eso luce bien en los discursos de comité y da la apariencia de reducción de la pobreza, si se la mide por solamente por el ingreso.

Cuando el presidente Sanguinetti, pensando como estadista, dice que el desbarajuste del Mides “será difícil de revisar”, está señalando una cosa evidente: si no se enseña a pescar pero se reparten bocaditos de pescado ¿qué cultura de trabajo tendrán esos beneficiarios y qué esfuerzo de capacitación harán o le demandarán a sus hijos? Va a ser bravo el retorno a una cultura de trabajo, y más todavía con un 11% de desocupación real y apenas un 40% de egresados con Secundaria completa.

Al decir que las políticas de asistencia del Mides “emparejan hacia abajo” y no incentivan hacia arriba, Sanguinetti indica que se equivocan y marca el daño que produce el “pobrismo” de la mayoría frenteamplista.
O sea que, unos cuantos muchachos del partido Comunista y el MPP se visten de ONG y cobran a fin de mes. Unos cuántos se mezclan con las ONG de verdad y visitan familias carenciadas prontos a resolver si el Estado les entrega o no beneficios directos. Es la escuela de militantes rentados que llegan al rancho del pobre con la potestad de regalar un bizcocho. ¿No es feo?

El Frente Amplio armó un mecanismo de asistencia económica paralizante y pretende aplausos, como si el Mides, engendro voraz no procreara muchos pobres profesionales, gente desafectada del trabajo decente que termina en el resentimiento hostíl, la vagancia y la delincuencia.

En “Esta boca es mía”, el popular programa televisivo conducido por Victoria Rodríguez, se debatieron estas declaraciones del presidente Sanguinetti y se entrevistó al responsable de Evaluación y Monitoreo del Mides.

El funcionario, sociólogo, no evaluó ni monitoreó, eludió las obvias razones de las afirmaciones de Sanguinetti y los magros resultados de una gestión tan mala que el intendente Martínez criticó publicamente. Prefirió, el monitor estatal, también gambeteó lo que las cifras cantan y la realidad dice a gritos: el Mides exhibe hoy procedimientos opacos e ineficientes y nula autocrítica. Y, como vemos todos, hay más indigentes durmiendo y vagando en la calle.

La mayoría de los panelistas del programa, insospechados de sanguinettismo, se manifestaron discordantes e irritados con el funcionario ministerial y sus falacias. Victoria Rodríguez arqueó sus cejas. Y nosotros también.

Más cambio y más paz.

Desarmar la bomba

Por Julio María Sanguinetti (CORREO DE LOS VIERNES)

El Uruguay no está a punto a de estallar. Empiezo diciéndolo para que no se me atribuya, como es habitual en el oficialismo, un tremendismo que no practico por formación y estilo. Pero digo sí que está instalada una bomba de tiempo, que habrá que desarmar paso a paso para que no nos arrastre y haga cierta la maldición de los 20 años (1982, la tablita; 2002, la banca)…

Leé la Editorial completa CLICK AQUÍ

 

Sanguinetti en ADM fue muy crítico con el MIDES

Julio Ma. Sanguinetti abrió el ciclo de desayunos de pre candidatos que organiza ADM.

Uno de los temas en el que se centró el líder de Batllistas fue el cuestionado MIDES, al cual consideró ¨un pequeño monstruo¨: “No solo nos muestra una herida social que a todos nos avergüenza, sino que deprime el paisaje de la propia capital como nunca“, dijo en referencia a la gran cantidad de personas que actualmente están viviendo en la calle.

Accedé a la nota de Teledoce haciendo CLICK AQUÍ

Oportunidades para el Uruguay

La pérdida de oportunidades, parece ser el deporte favorito de los últimos gobiernos.

Cada vez que se pierde un cliente, un mercado o un tratado comercial para nuestras exportaciones nos alejamos del progreso. El país debe exportar más y mejor nuestras materias primas, productos y servicios profesionales.

No tenemos tratados de libre comercio con Estados Unidos ni con Asia ni con Oceanía ni con Europa, el Mercosur funciona más o menos y, mientras tanto, emigran nuestros jóvenes más preparados.

El presidente Sanguinetti impulsó reformas que hoy son fundamentales. Zonas Francas; Forestación; Reforma educativa; reformulación de la seguridad social; estímulo a las inversiones… y cada paso adelante debió superar incomprensiones, prejuicios y ánimos confrontativos.

Apuesta al debate de ideas y respeta a las personas. Articula alianzas con sectores y dirigentes de diversa pertenencia partidaria y se distingue por preferir las reformas profundas antes que proclamar novedades salvadoras. No promete soluciones mágicas para problemas complejos y le abre paso al progreso con el menor daño posible.

Sanguinetti hace lo que le corresponde para que el Uruguay no pierda. Y busca que gane.

Compuso relaciones con potencias antagónicas como Estados Unidos y China comunista, le abrió senderos a la Cuba castrista, consolidó vínculos con Europa y Medio Oriente. Apoyó la transición en Paraguay y la consolidación institucional con los países del Cono Sur latinoamericano. Sabe que Uruguay debe vivir relacionado comercial y culturalmente con el mundo, respetado en la comunidad internacional.

El batllismo, todo el batllismo, es su naturaleza, su convicción profunda y su referencia de conducta.

La ley de Forestación y la ley de Zonas Francas fueron logros batllistas: plantamos las semillas de la exportación de celulosa

Escribió el Presidente Sanguinetti: “…en los tiempos recientes nuestro país ha hecho notables experiencias de largo plazo como fueron la ley de forestación y la ley de zonas francas de nuestra primera Presidencia. La forestación tuvo opositores folclóricos, como los diputados canarios que sostenían que los eucaliptos iban a destruir la fruticultura por la expansión de las cotorras. Cundía el escepticismo por la demora que tendrían los árboles en crecer, pero así se elevaron y un día se llegó a la etapa industrial. Hoy es común decir que es “una política de Estado”, pero no lo fue, al punto que el Frente Amplio votó en contra el tratado de garantía recíproca de inversiones con Finlandia, que hacía posible la primera planta de celulosa…”

Colorados y blancos implantaron la forestación como sector exportador.

“…Cuando el Frente Amplio llegó al gobierno, el Dr. Vázquez tuvo el mérito —que le reconozco— de cambiar la posición de su colectividad, sumarse a la ley batllista y llegar hasta otorgarle a los finlandeses ventajas tan enormes que aún siguen siendo en parte desconocidas.
“…Esa mirada a largo plazo es la que tenemos que retomar, para encarar esas reformas que son urgentes porque demorar en su cambio nos llevarán a mediano plazo al desastre…”
 

La experiencia de concertar para consolidar e implementar proyectos básicos para el país, ha sido positiva en la historia del Uruguay. Cuando se privilegia el interés de todos, se consiguen grandes cosas.  

No ceder en estos meses pre electorales ante el insulto, mantener la calma y persistir en razones frente a las calificaciones y actitudes intolerantes, va a contribuir luego a la construcción de confederaciones más allá de las fronteras partidarias. Debemos conformar y sostener acuerdos para alcanzar algunas metas que nos importan a todos. 

Sanguinetti: “En el diseño que Talvi quería no cabía la mayoría del partido; no cabíamos”

Ni el mismo Sanguinetti esperaba formar parte de la contienda electoral. Intentó por todas las vías posibles convencer a Ernesto Talvi de que quería apoyarlo, pero no tuvo éxito.

Es que el economista “no quería a nadie” del grupo de dirigentes del expresidente, aseguró en diálogo con Crónicas . Por otra parte, el precandidato favorito en la interna colorada se refirió a los riesgos que correría el país con un cuarto gobierno frenteamplista, y respondió cuáles son las principales medidas que deberá tomar quien asuma el poder en 2020.

Leé la entrevista completa de Crónicas CLICK AQUÍ

Nuestro país está muy endeudado

 Cada doce meses, todos los uruguayos, pagamos más de 3.100 millones de dólares por intereses de deuda y amortización de capital. Es más plata que lo que dedicamos a la enseñanza pública, por ejemplo. 
En las próximas décadas nuestros jóvenes van a cargar con esto sobre sus hombros ese peso. 
El desmesurado gasto público de los últimos quince años no nos dio más seguridad, ni más empleo ni mejor educación. 
Las cárceles están repletas de muchachos sin herramientas para enfrentar la vida honestamente. Y, los que tienen preparación, se van a otros países buscando mejores oportunidades. 
Sabemos que ya no vivimos en un país “de primera”. Por eso mismo es que podemos y debemos progresar juntos, con más tolerancia y sin perder ocasión de comportarnos como una familia que, más allá de nuestras diferencias, tira para adelante. 
Rivera, Batlle y Ordóñez, Luis Batlle Berres, Jorge Batlle, Julio María Sanguinetti: Los Batllistas somos especialistas en renovación, esa es nuestra mejor herencia: cambios, esperanza y paz.